El precio del aceite de oliva supera los tres euros

Un kilo de aceite de oliva vale más que tres litros de gasolina. El precio de este producto en origen supera los 3 euros en todas sus categorías, incluso la lampante, según refleja el observatorio de precios de la Federación Española de Industriales Fabricantes de Aceite de oliva (Infaoliva), cuya información se sustenta en los datos aportados por agentes comerciales colegiados.

En concreto, el aceite de oliva virgen extra, el de más calidad, derivada de la baja acidez de la grasa vegetal obtenida de la molturación de la aceituna, se vendía el 4 de enero en las almazaras a un precio de 3,270 euros el kilo, en tanto que para comprar un kilo de aceite virgen había que pagar 3,160 euros y 3,045 por el lampante, que cualitativamente es el peor de los que se producen.   

Los precios actuales garantizan la rentabilidad de esta actividad agraria, si bien el descenso del consumo, motivado precisamente por el alza, ejerce de contrapeso, lo que repercute en la economía de Jaén, principal zona productora del mundo, en la más de 100.000 productores cultivan 60 millones de olivos.

Para la organización agraria Asaja, la subida generalizada del precio en los últimos días de 2015 y primeros de 2016 demuestra que el mercado se adapta paulatinamente a la ley de la oferta y la demanda. Respecto al descenso de las ventas, asegura que está motivado por las fiestas navideñas, por cuanto en estas fechas se frena la adquisición de aceite a gran escala.

La producción de aceite de oliva de los dos primeros meses de campaña en España se sitúan en 267.000 toneladas (22.000 toneladas en octubre y 245.000 toneladas en noviembre), según los datos de la Agencia de Información y Control Alimentarios. Para el gerente e Asaja, Luis Carlos Valero, la cifra constituye “un récord de cosecha para este período, algo totalmente lógico si tenemos en cuenta la tendencia a adelantar la cosecha y la falta de lluvias que está permitiendo que no se pierde ningún día de recolección”.

Cuantitativamente,  la producción supone 78.200 toneladas más que la obtenida la campaña pasada en el mismo período de tiempo, según destaca Valero, quien resalta también las ventas de 96.000 toneladas en el segundo mes de campaña. “Dada la situación de existencias de aceite de oliva, consideramos que se trata de una buena cifra, a pesar de que en la serie de las seis últimas campañas es la menor salida de todas ellas, pero muy similar a la de noviembre de 2012 que fue de 100.800 toneladas”.

En concreto, en noviembre de 2014 se exportaron 62.000 toneladas de aceite de oliva y se vendieron en el mercado interior 34.000 toneladas. Para Asaja, las cifras muestran que “el mercado empieza a coger ritmo” frente a momentos de parálisis “puntuales”. También los precios, según Asaja, permanecen estabilizados y “sin tensión a la baja”.  Lo que significa, en su opinión, que la razón “está volviendo a los mercados”. 

Jueves, 7 Enero, 2016